Leen este blog:

martes, 3 de mayo de 2016

ZOO





Llegó caminando por una avenida solitaria. A su alrededor, miles de papeles cubrían el suelo. Un viento los levantó junto con la tierra del suelo, formando una enorme y sucia espiral a su alrededor.

Alzó la mirada y leyó en el umbral de hierro unas letras despintadas. Aún podía leerse con claridad el nombre del lugar: “Zoológico”.

– Una entrada, por favor – dijo él.

– Gracias por la visita, que pase un buen día… Gracias por la visita, que pase un buen día… Gracias por la visita…

El robot de la cabina se había descompuesto; el autómata de tan solo un torso, una cabeza y un brazo, había quedado atrapado en un ciclo infinito.

El visitante se dirigió a la Sección de las otras etnias; un conjunto de jaulas formando un círculo, ubicadas por zona geográfica.

– Excelente – dijo –, cada uno con los suyos.

Tomó luego el camino arbolado, caminando sobre las hojas que se pudrían en el suelo. Llegó así a La pecera de los feos, donde lo miraron con ojos bien abiertos apoyando los rostros contra el vidrio, aplastando sus narices hacia arriba viéndose como cerdos.

– Quien diga que lo que importa es la belleza interior debería visitar este lugar.

Los individuos continuaron gruñendo contra el vidrio mientras lo llenaban de vapor y saliva. Los miró por última vez mientras movía la cabeza de un lado al otro en señal de desprecio.

Dio la vuelta alrededor de La pecera de los feos y dobló en la esquina llegando a La jaula de la ignorancia.

– No perderé mi tiempo escuchando conversaciones vacías y música espantosa – dijo. Pero los habitantes de aquella jaula no se percataron de su presencia.

Estaba oscureciendo y comenzó a tener hambre, entonces se dirigió a un pequeño puesto de comida:

– Un sándwich, por favor.

– tttttttt…

El robot que consistía en tan solo una cabeza adherida a un carro había perdido el habla, pero su mandíbula se seguía moviendo intentando saludarlo.

Puso unas monedas en la ranura y pronto un sándwich envuelto en nylon salió de la máquina. Se alejó de allí, mientras la cabeza robótica giró para seguir mirándolo:

– tttttttt…

Llegó a un pequeño puente, y desde arriba dejó caer un trozo del sándwich al corral que estaba justo debajo: El corral de la miseria. Los individuos de ese lugar eran los más carenciados de todo el zoológico, y se lanzaron hacia el alimento ansiosos por probar bocado.

– ¡Ingratos! – dijo –, debí arrojarlo a la basura.

Ya era de noche cuando pasó de nuevo junto al robot de la entrada:

– Gracias por la visita, que pase un buen día… Gracias por la visita, que pase un buen día… Gracias por la visita…

Se alejó caminando por el medio de la calle sin mirar atrás, sintiéndose el único ser perfecto en una ciudad vacía.






Si te gustó esta historia, tal vez te guste:

32 comentarios:

  1. Interesante relato. Una visión del mundo un poco escalofriante. Te da que pensar este zoo tan diferente de los que tenemos hoy en día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido interesante y escalofriante, María.
      Gracias por la visita y el comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Un zoo desde luego fuera de lo normal, como los especímenes que en él se muestran. Espero que no lleguemos a tener zoológicos como este en nuestras ciudades. Ni como este ni como ningún otro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero que mi cuento no se vuelva realidad en lo más mínimo.
      Gracias por el comentario, Josep.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Un inquietante elenco de especímenes los que se exhiben en ese zoo. Quizás sirvan para subir la autoestima del protagonista, pero a mí desde luego me erizan el vello...

    Muy bueno, Federico :))

    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte inquietado con mi relato.
      Interesante comentario, puede que sea una cuestión de autoestima.
      Gracias por el comentario :)
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  4. Inquietante, escalofriante y demás sinónimos en este escrito raro y oscuro. Un recorrido lleno de seres retorcidos, que lamentablemente, se ven en la sociedad actual pero sueltos en Plaza. Genial relato y comparaciones Fede, se me puso la piel de gallina. Garritas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte causado esa sensación con mi cuento, Mendiel.
      Más que una trama compleja, me enfoqué en las imágenes (a las que cada uno agregará sus propias interpretaciones y detalles).
      Gracias por comentar.
      Mis garras te abrazan :)

      Eliminar
  5. Un relato totalmente sugerente Federico, me han gustado las imágenes que muestras en tu narración y los diferentes pasajes de este Zoo de humanos dementes y robots, quizás una premonición del mundo que dejaremos y que contribuimos a surgir, bestias disfrazadas de hombres que pululan en la cabeza de los sobrevivientes.

    Un ególatra llegando a un pueblo fantasma, cuyos habitantes son espectros creados por su locura inducida.

    Me quedo con la siguiente frase para identificar al visitante: "En el mundo de los ciegos, el tuerto es rey".

    Me ha sorprendido tu Zoo, veré si consigo una boleta.

    Un placer leerte y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede interpretar de muchas maneras. Muy buena tu lectura del ególatra. Quizás todo haya sucedido en su cabeza, como una especie de sueño convertido en pesadilla que lo terminó dejando solo.
      Me alegro de haberte sorprendido, Harolina.

      Cuidate de los dementes y de los robots.
      Gracias por la visita, que pases un buen día... Gracias por la visita, que pases un buen día...

      Eliminar
  6. El mundo es un Zoo, amigo. Muy buen relato, como siempre. Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo.
      Tal vez todos creamos nuestros propios zoos.
      Abrazo, Carlos!

      Eliminar
  7. Un relato interesante, me sentí como cuando estas entre toda esa gente en la que no encajas (osea en todos lados jajaja), es curioso pero cuando aceptas que eres diferente y que nunca seras común, te das cuenta de que eso es lo mejor para ti, a lo mejor no eres un ser perfecto, pero si el que esta contento con lo que es.

    Aunque me pareció un poco arrogante el protagonista ;-)

    Como siempre eres genial Federico. ¡Bonito día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena tu interpretación.
      Este cuento es una exageración y deformación de ese sentimiento.
      La arrogancia del protagonista es para mostrar que el único causante de esa situación es él. Cada uno construye su propio zoo.

      ¡Muchas gracias por las palabras, Tere! :)

      Eliminar
  8. Menuda fauna, jeje. O soy yo, que le busco los tres pies al gatos, o tu relato tiene múltiples lecturas. ;)
    Un abrazo. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Soledad; este relato deja mucho lugar a la interpretación de cada uno. Yo tengo la mía :)
      Te agradezco la visita y el comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
  9. Qué cruel distopía...
    Estoy de acuerdo con Soledad, tu relato admite muchas lecturas y da lugar a varias reflexiones.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un interesante relato, me gustò mucho, lograste que desprecie al protagonista.

      Eliminar
    2. Gracias por el comentario, Eme. Así es, me fui más por el lado de las descripciones para que el lector interprete el mensaje a su manera, creando así su propio zoo.
      Besos!

      Eliminar
    3. Me alegra que te haya gustado el cuento, Raquel!
      Es cierto, ese sujeto es despreciable; a mí tampoco me agrada.

      Eliminar
  10. Franz Kafka, nos dejó un gran legado difícil de superar en este género del surrealismo.
    Con tu relato, Federico, me has hecho disfrutar con este bien ingenioso "Zoo" o "Zoohomínido" de esta era de autómatas. También la estructura y la síntesis del relato me han gustado mucho.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado mi cuento, Estrella.
      Kafka y esta era de autómatas son grandes influencias en mi escritura :)
      Gracias por el comentario.
      Abrazo!

      Eliminar
  11. Interesante y escalofriante relato, Federico. No sé quién será el desagradable individuo en cuestión, pero tengo muchos nombres en la cabeza que podrían estar encerrados en la jaula de la ignorancia. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido así y que te haya hecho pensar en cómo sería tu propio zoo.
      Gracias por la reflexiva lectura y el comentario, Bruno.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Completamente alucinado salgo de este Zoológico, surrealista espejo de un sistema sumido en la obsolencia tecnológica y la humanidad enferma. Excelentísimo microrrelato, Federico.
    ¡Abrazo, Maestro de las letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya parecido así mi cuento, amigo de las letras. En especial porque pensé que quedó demasiado abierto a interpretaciones.
      ¡Un fuerte abrazo, Edgar!

      Eliminar
  13. El personaje principal representa la típica actitud del perfeccionista egolatra que con arrogancia actúa ante la realidad inequivoca de este mundo inperfecto. FELICITACIONES Y ADMIRACIÓN A LA CREATIVIDAD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena tu lectura y comentario, Dioni.
      Te agradezco mucho las palabras.

      Eliminar
  14. Descubro de manera casual tu blog, y me quedo viéndolo, con tu permiso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te invito gustoso, María. Espero que lo disfrutes.

      Saludos!

      Eliminar
  15. No creo que el protagonista sea mejor que el resto, le sobra ego.
    Un mundo enfermo donde los valores carecen de significado.
    Muy bueno Federico!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, todos tenemos nuestros defectos y armamos nuestro propio zoo.
      Me alegra que te haya parecido así, Irene.
      Gracias por el comentario!
      Abrazo.

      Eliminar